El dinero de tu emprendimiento no es tu dinero.

Muchas veces cometemos el error de manejar de manera simultánea las finanzas personales con las del negocio y te tenemos que decir que es uno de los principales errores.

Al utilizar dicho dinero, hacemos que nuestra capacidad de inversión sea menor. Lo que hará no podes destinar los fondos necesarios para que tu emprendimiento pueda ir dando pequeños saltos de calidad que lo harán crecer.

Son necesarias las inversiones en Marketing, principalmente en publicidad que hará alzar tu voz en google o en redes sociales, siendo más visible y generando mayor tráfico.

Además, no olvidar la posibilidad de invertir en aspectos como Colaboraciones (canjes) y Contenido de Valor (destinado a ayudar y educar a tu comunidad, haciéndote un emprendimiento mas cercano y familiar).

No olvidar tampoco las inversiones en staff, stock e infraestructura.

El problema del retiro indisciplinado de dinero del emprendimiento afecta principalmente cuando los negocios son pequeños o novatos, que son los momentos en los cuales las rentabilidades son bajas, las inversiones son grandes (los primeros pasos son los más difíciles) y quizás la ansiedad por empezar a darte esos gustitos que antes parecían imposible termina ganando la pulseada.

La solución a esto es estimar previamente un “sueldo emprendedor”, monto fijo de dinero previamente detallado y acordado, que hará posible que lleves tu día a día con normalidad.

El resto del dinero es preferible dejarlo trabajando en inversiones que harán crecer el tamaño del pastel.

Próximamente brindaremos más detalles sobre el sueldo emprendedor, ¿te sirve este tipo de información?